Período 1850 a nuestros días

Usted a ingresado a la 5º etapa del recorido, la cual mustra el retorno de las cenizas del Pócer a su Banda Oriental y recuerda la vida de antaño.
La primera de las vitrinas que usted observa, es la del Guasquero, oficio que nos habla de la habilidad innata del hombre de la campaña para trabajar de diferentes formas la guasca, que en voz quechua designa al ramal de cuero o soga trabajado.
En el lado opuesto del corredor se encuentra una serie de fotografías que testimonian el recorrido de la Urna con los restos del General Artigas que, devueltos a nuestro país en 1855, encuentran su destino final en el Mausoleo de la Plaza Independencia, construido especialmente con ese fin en el año 1977.
A continuación de la serie de fotos, pueden apreciarse los 3 pabellones que cubrieron los restos del Prócer cuando reposaron en el Panteón Nacional y luego en el Salón de Honor del Regimiento de Blandengues, donde quedaron en custodia desde 1972 hasta 1977, año en que son trasladados al Mausoleo donde hoy descansan.
Continuando por el corredor y a la derecha de los Pabellones, se encuentra una vitrina que tiene 3 estantes; uno dedicado al Carrero, que era el hombre que conducía las carretas a lo largo y ancho de la Provincia Oriental. La otra dedicada al Quinchador, o sea al que trabaja la paja brava de nuestro campo, oficio casi en extinción. Y en el tercer estante los elementos que forman parte de la yerra, otra de las tareas características y tradicionales de nuestra campaña, pudiendo apreciarse la marca de ganado de la familia Artigas, ejemplo de uno de los objetos utilizados en esta actividad.
 INICIO