República Oriental del Uruguay
EJÉRCITO NACIONAL

OPERACIONES de MANTENIMIENTO de la PAZ  (O.M.P.)

 

Reseña:

Desde los albores de su historia, el Uruguay ha sido un país de principios en materia de su relacionamiento internacional.

Su política exterior se ha caracterizado por la no intervención en los asuntos internos de otras naciones, la libre autodeterminación de los pueblos, la solución de las controversias a través del diálogo y la negociación por medios pacíficos, así como el establecimiento de amplias relaciones diplomáticas. De esta forma el país basa en el Derecho Internacional la garantía de una convivencia pacífica con el resto de las naciones, defendiendo en forma irrestricta la justicia en todos los órdenes y se pone al servicio de la cooperación, la paz y la seguridad internacionales.

En este marco, el Ejército Nacional cuenta con una larga experiencia de participación en tareas de apoyo a la consecución y mantenimiento de la paz internacional, que en las últimas décadas se ha intensificado, debido al creciente esfuerzo de las naciones por reducir la conflictividad en el mundo y procurar reconciliaciones durables.

La primera representación internacional de paz del Ejército Nacional ocurrió en 1935, cuando el Uruguay integró un grupo de mediación para evitar la continuación de la "Guerra del Chaco", de larga data entre las Repúblicas del Paraguay y Bolivia. En la Comisión Militar Neutral, formada exclusivamente por integrantes del Ejército, participaron un General, un Coronel y dos Oficiales compatriotas.

Luego, en 1952, el Ejército integró Observadores Militares a los miembros de las Naciones Unidas desplegados en Cachemira, territorio limítrofe entre India y Pakistán, disputado por ambos países. Esta misión se ha venido cumpliendo hasta el presente, por lo que cuenta con más de cincuenta años de participación.

El primer Contingente de Paz incluyendo Personal Subalterno, fue el desplegado en 1982 en la Península del Sinaí, integrando la Fuerza Multinacional y Observadores (MFO). Esta fuerza tiene como misión el control del acuerdo entre Egipto e Israel para asegurar la paz entre ambos. Este acuerdo fue firmado en Camp David (EE.UU.), contando con el arbitraje de los Estados Unidos de Norteamérica. El Personal del Ejército cumple allí tareas de Ingenieros y Transportes, principalmente, aunque también integra el Estado Mayor y la Clínica Médica. 

No obstante esas funciones, en reiteradas oportunidades su Personal ha sido distinguido por sus resultados en las competencias de destrezas militares, comenzando en 1984 cuando obtuvieron el Primer Puesto frente a equipos de reconocida experiencia de combate y de Rápida Respuesta internacional. A la fecha cuenta con más de veinte años de participación ininterrumpida.

Las Operaciones de Mantenimiento de la Paz (O.M.P.) que fueron integradas posteriormente por militares uruguayos, se han cumplido formando parte del personal aportado por los diferentes países a la Organización de las Naciones Unidas (O.N.U.), donde el Ejército Nacional ha proporcionado el mayor número de los integrantes del país. Cabe destacar aquí la conformación de los "Batallones Uruguay", que han sido desplegados en lugares remotos, bajo condiciones hasta entonces desconocidas por nuestras tropas, que desde Camboya en Asia hasta la República Democrática del Congo en África, pasando por Mozambique y Angola, han puesto a prueba la calidad profesional de sus integrantes, les ha permitido adquirir valiosas experiencias y han proporcionado una positiva imagen internacional actuando como embajadores del Uruguay, mediante los resultados en el terreno, cumpliendo a total satisfacción las misiones que les ha tocado desempeñar. Estas misiones serán desarrolladas detalladamente en futuros artículos.

 

Situación:

El gran desarrollo contemporáneo de las Operaciones de Mantenimiento de la Paz, integradas por militares uruguayos de las tres Fuerzas y su efecto en la política internacional del país, así como en la estructura misma de nuestras instituciones y desarrollo interno, ha motivado la creación de organismos específicos para capacitar y colaborar en el mejor cumplimiento de los exigentes cometidos.

Estos organismos comprenden dependencias de la Presidencia de la República y de varios Ministerios, que conforman el Sistema Nacional de apoyo a las Operaciones de Mantenimiento de la Paz (SI.N.O.MA.PA.), contando con la coordinación del Ministerio de Defensa Nacional.

 

Acciones de particular destaque:

SI.N.O.MA.PA.

El SI.N.O.MA.PA. fue creado por Decreto 560/994 con el cometido de coordinar con los organismos estatales e internacionales en lo concerniente a la participación de los contingentes en las Operaciones de Mantenimiento de la Paz, planificar dichas operaciones, asesorar al Poder Ejecutivo en dicha materia e instruir al personal que participará en cada misión que se apruebe, proponiendo los programas de entrenamiento respectivos. Sus principales órganos son la Dirección General del Sistema, Junta Nacional de Apoyo a las Operaciones de Mantenimiento de la Paz y los Centros de Coordinación de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de cada una de las Fuerzas. 

El Sistema Nacional depende del Ministerio de Defensa Nacional. La Junta Nacional de Apoyo está integrada en forma permanente por delegados del Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio del Interior, Ministerio de Economía y Finanzas, Oficina Nacional del Servicio Civil, Comando General del Ejército, Comando General de la Fuerza Aérea y Dirección Nacional de Sanidad de las Fuerzas Armadas. Podrá ser integrada en forma especial con delegados de otros organismos públicos cuando las necesidades lo requieran, o se esté planificando o llevando a cabo una operación donde participen personas de otras dependencias del Estado. Su organización es la siguiente:

La Dirección del SI.N.O.MA.PA. es ejercida por el Jefe del Estado Mayor del Ejército como Director General, sin perjuicio de sus funciones como tal. Cuenta para su asesoramiento con un Estado Mayor que está compuesto por un Secretario, un Oficial de Enlace de la Fuerza Aérea, un Oficial de Personal, un Oficial de Instrucción y Operaciones, un Oficial de Logística y el Personal que el Director designe en coordinación con otros organismos del Estado. El Gobierno Nacional determinó la creación del Sistema, a efectos de establecer un organismo de coordinación y asesoramiento con la finalidad de hacer más eficaz la participación en las O.M.P. de los voluntarios uruguayos. De esta forma, se logra un mayor aprovechamiento de los recursos del Estado, particularmente los de los Ministerios de Defensa Nacional, de Relaciones Exteriores y de Economía y Finanzas.

FUNCIONES DEL SI.NO.MA.PA.

A continuación se detallan las funciones que lleva a cabo el SI.N.O.MA.PA:

COMETIDOS ESPECÍFICOS DEL SI.NO.MA.PA.

Son cometidos especificos del Sistema:

 

CE.C.O.MA.PA.

Centro Coordinador de Operaciones de Mantenimiento de la Paz (CE.C.O.MA.PA.)
En el Estado Mayor del Ejército, funciona el Centro Coordinador de Operaciones de Mantenimiento de la Paz. Dicho Centro tiene dependencia directa del Jefe del Estado Mayor del Ejército y forma parte, también, del sistema de apoyo a las Operaciones de Mantenimiento de la Paz.
Su organización se presenta a continuación:

El Centro Coordinador de Operaciones de Mantenimiento de la Paz es actualmente un Departamento del Estado Mayor Coordinador, en el Estado Mayor del Ejército. 
Este órgano es el asesor del Comando y Estado Mayor, en todos aquellos aspectos concernientes a las Operaciones de Mantenimiento de la Paz.
En este Centro se reúne toda aquella información preliminar que permite asesorar al Mando, respecto a la conveniencia o no de integrar las diferentes Misiones. 
Asimismo, se determina con anterioridad la necesidad de Personal de todas las jerarquías para cumplir con las Misiones en desarrollo y se establecen las previsiones para atender aquellas nuevas Operaciones que eventualmente se presenten.
Tiene como principal función, establecer las coordinaciones y el control sobre las diferentes Misiones Operativas que se desarrollen y en las cuales participen efectivos nacionales.

 

ESCUELA DE OPERACIONES DE PAZ DEL EJÉRCITO "MAYOR JUAN SOSA MACHADO".

Por resolución del Poder Ejecutivo N° 72.828 de fecha 12 de julio de 1994, inserto en el B.M.D.N. N° 9497 de fecha 04 de enero de 1995, se creó el Sistema Nacional de Apoyo a las Operaciones de Mantenimiento de la Paz (SI.N.O.MA.PA.). En dicha Resolución se expresa la necesidad de instruir al personal que concurre en Misión al exterior.
A partir de ese momento se confeccionaron los planes de instrucción, enviándose Oficiales al exterior a participar de simposios y cursos de capacitación.
Finalmente, por Decreto N° 377/98 del 22 de diciembre de 1998, es creada oficialmente la Escuela de Operaciones de Paz del Ejército (E.O.P.E.), pasando a depender del Instituto Militar de las Armas y Especialidades (I.M.A.E.).

Esta Escuela ha ofrecido la oportunidad a integrantes de las otras Fuerzas para participar de los cursos que en ella se dictan, así como a países amigos. Sus orígenes se remontan al Centro de Instrucción de Operaciones de Paz del Ejército (C.I.O.P.E.), que comenzó a funcionar en el año 1982, cuando por primera vez nuestro país contrajo el compromiso de enviar el Agrupamiento Especial de Transportes e Ingenieros a la Península del Sinaí. 
En términos generales, su misión es tomar a su cargo la preparación y entrenamiento del Personal designado para desempeñar misiones como integrantes de Naciones Unidas, o toda otra contribución que la Nación disponga al amparo de Organizaciones Internacionales.
En cuanto al alcance y características de nuestra participación en este tipo de operaciones, podemos establecer que desde sus inicios se establecieron como elementos centrales, el cumplimiento de ciertos parámetros que debían satisfacer las siguientes condicionantes:

De la Misión:

De los Efectivos:

En todo el período de su existencia, la totalidad del Personal que ha sido desplegado en el exterior ha sido instruido en la mencionada Escuela.
La clave del éxito en su accionar radica, en su mayor medida, en su Cuerpo de Instructores, con amplia y probada experiencia en este tipo de operaciones, que a su capacitación docente y específica le suman lo vivido en el propio terreno, lo que ha permitido lograr excelentes y probados resultados.

Como elemento coadyuvante y evaluatorio de sus resultados se destaca la participación en variados y diferentes ejercicios de carácter regional internacional, donde se valoran los niveles de excelencia alcanzados por el Personal Militar en las diferentes circunstancias simuladas que pudieran ser enfrentadas en situaciones reales.

 

Impacto:

La Republica Oriental del Uruguay ocupa el primer lugar en el mundo en cuanto a la cantidad de personal aportado al cumplimiento de O.M.P. en relación con la población del pais, y el sexto lugar en el mundo por su contribución en número absoluto de personas. Tal circunstancia nos destaca en el concierto internacional y proporciona credenciales únicas para nuestra continua participación en favor de la seguridad y paz internacional.

El Personal Militar que cumple estas misiones, tiene la posibilidad de perfeccionar su instrucción profesional con situaciones reales así como ampliar su cultura general por el conocimiento de otras civilizaciones, todo lo cual influirá positivamente en su núcleo familiar y por ende en su entorno social.

La participación en este tipo de misiones proporciona posibilidades de darnos a conocer a países remotos y de esa forma tratar de ampliar mercados o lograr nuevos, no tradicionales, para comercializar nuestros productos.

Asimismo, los ingresos económicos que sus soldados reciben, son volcados directamente a la sociedad, distribuidos en todo el país, con su consiguiente efecto positivo en las economías locales. 

 

Principales desafíos:

La amplia trayectoria del país en este tipo de actividades internacionales y el gran prestigio ganado por el cumplimiento de las mismas, constituye un compromiso de continuar produciendo resultados tan exitosos como los anteriores, aunque cambien los lugares del mundo donde nuestros Soldados concurran voluntariamente a cumplir su tarea de paz.

El intercambio de experiencias con Fuerzas Militares de diferentes latitudes, sumado a la preparación constante y a la propia experiencia adquirida, constituyen pilares fundamentales para continuar manteniendo los muy bajos índices de fallecimientos y accidentes, así como un elevado grado de prevención de posibles enfermedades exóticas o de fácil transmisión.